Portada » Blog » “El Contador Público y su rol para el coaching de negocios o ejecutivo en Paraguay”

“El Contador Público y su rol para el coaching de negocios o ejecutivo en Paraguay”

Introducción

  

 

“Nada ha cambiado, Solo yo he cambiado

Por lo tanto, Todo ha cambiado”.

Proverbio hindú

 

 

“Quienes estén abiertos al aprendizaje se adueñarán del futuro,

Mientas que aquellos que creen saberlo todo estarán bien equipados

Para un mundo que ya no existe”

Eric Hoffer

 

 

El coaching es una herramienta basada en el dialogo o en la conversación entre dos o más personas, que incluye unos conceptos, principios y procesos, en donde no se transmite conocimiento, que se enfocan específicamente en el fortalecimiento de la autoestima y desarrollo de conciencia de los seres humanos, buscando que se responsabilicen para encontrar su propia felicidad, a desarrollar su potencial y mejorar su desempeño, mediante el establecimiento de unos objetivos concretos, medibles y alcanzables, que se logran por intermedio de un plan de acción previamente definido y una retroalimentación acordada entre las partes.

Para que una organización crezca y tenga cada vez  más éxito, es necesario que los seres humanos que se encuentren dentro de ella se sientan satisfechos y felices en sus puestos de trabajo, para que puedan desarrollar todo su potencial, optimizando su desempeño, mejorando así la calidad de los procesos, aumentando de esta forma la satisfacción de los coachees, generando de esa manera valor, de modo que, depende de los directivos o lideres propiciar el ambiente adecuado para el logro de los resultados.

A través del coaching, se pueden abrir ventanas para examinar nuevos conceptos, nuevos sistemas integrales, técnicas, herramientas y nuevas tecnologías de gestión empresarial; además sirve como una metodología de planificación estratégica continua y progresiva de corto, mediano y largo plazo, logrando una mayor visión empresarial, que se traduce en un cambio del trabajo obligación hacia el trabajo entrenamiento, alegría y desarrollo, es decir, hacia la autorrealización y excelencia personal.

Las críticas más comunes sobre el coaching versan sobre el nivel de conocimiento que debería tener un coach para hacer frente al proceso. Aunque la Federación Internacional de Coaching (ICF) reconoce un deber ser profesional entre quienes asuman el rol del coach y ha documentado muchas de las actividades que desarrolla, recogiendo estándares hacia lo que podría perfilarse como un Código Deontológico, no existe aún una norma generalizada que regule a quienes asumen el coaching como su labor.

El contador público formado en la República del Paraguay, con los criterios de calidad establecidos para la acreditación de la carrera, por la Agencia Nacional de Acreditación de la Educación Superior (ANEAES), establece las bases para una formación integral del profesional contable que le permiten, más allá de su ya tradicional formación técnica específica en el área de información financiera, elaboración e interpretación de los mismos, contar en su formación con herramientas integrales para gestionar en forma eficaz como coach contable en el ámbito de las empresas, para contribuir:

  1. de una parte a la formación potencial del personal afectado al área contable de las empresas, así como,
  2. con su conocimiento del mundo de los negocios, a contribuir a través del coach ejecutivo o empresarial al apoyo de los directivos de la empresa.

Queda en manos de cada uno de asumir este nuevo campo profesional que se le facilita al profesional contable.

 

 

El coaching

El coaching nace en el campo de los deportes. En él registra una muy larga historia. El coach deportivo es la persona que se hace cargo de un deportista o de un equipo deportivo, planteándose como objetivo alcanzar en ellos niveles máximos de desempeño. Cuántas veces no hemos visto lo que parecería ser el resultado milagroso del trabajo de un coach deportivo. Luego de algún tiempo de haberse hecho cargo de un individuo, denominado coachee, o de un equipo de desempeño a todas luces mediocres, el coach los lleva a exhibir desempeños extraordinarios, desempeños que están por encima de lo esperado, desempeños que inicialmente parecían imposibles de alcanzar. El coaching como disciplina genérica, como un oficio que se extiende más allá de los deportes, surge de esta experiencia. Busca llevar a terrenos diferentes el tipo de resultados que, en su campo, generaba el coach deportivo.

Talane Miedaner, en su libro Coaching para el éxito lo define como: “Proceso de entrenamiento personalizado y confidencia, que cubre el vacío existente, entre lo que eres ahora y lo que deseas ser”.

En tanto que John Withmore afirma en su libro Coaching que: “Consiste en liberar el potencial de una persona para incrementar al máximo su desempeño. Consiste en ayudarle a aprender en lugar de enseñarle”.

El objetivo del coach es hacer tomar conciencia al coachee, hacerle dueño de sus responsabilidades, para encarar su meta más allá de sus limitaciones actuales. ¿Cómo? Sin dar repuestas, haciendo preguntas y dejando al coachee que busque sus respuestas, las que se adecuen a su entorno e intorno[1].

La Federación Internacional de Coaching (ICF)[2], define coaching como: “el coaching es una relación en curso que ayuda a los clientes a producir resultados plenos en su vida personal y profesional. A través del proceso de coaching, los clientes profundizan en su aprendizaje, mejoran su desempeño y su calidad de vida. Empezando con los deseos de los clientes, el coaching utiliza la cobertura y exploración, y un compromiso constante con el cliente para que se mueva hacia adelante. El coaching acelera el progreso de los clientes al proporcionar una mayor orientación y una toma de conciencia profunda sobre la elección a hacer. el coaching se concentra en donde los clientes están hoy y lo que están dispuestos a hacer para llegar a donde quieren estar mañana”.

 

 

La figura del coach

El coach, es el término anglosajón que identifica al profesional que se dedica a realizar coaching. No existe en castellano un término que pueda traducirse y que recoja el significado completo.

 

Tipos de coaching

Existen diversos tipos de coaching: organizacional, ontológico, político, deportivo, sistémico, empresarial, mayéutico o zen coaching.

La filosofía y técnicas de coaching son exactamente las mismas para cualquier tipo de coachee. La única gran diferencia entre uno y otro es básicamente la naturaleza del coachee, y por tanto, la finalidad que busca uno u otro.

Debemos tener en cuenta el contexto del marco del coaching. En este sentido, los coaches ontológicos son quienes han desarrollado técnicas de coaching según el contexto del mismo.

El coaching se puede clasificar de diferentes maneras, dependiendo a quien va dirigido y los objetivos que se buscan.

 

 

Coaching Personal

El coaching personal está orientado a personas individuales con objetivos fuera del ámbito empresarial o directivo. Dentro de esta clase de coaching los individuos pueden contratar un coach para definir qué es lo que quieren en sus vidas, o para reconocer y trabajar en sus metas personales. Estas finalidades pueden ir desde dedicar más tiempo a la familia, acceder a un mejor puesto de trabajo, viajar o la preparación física.

Algunas de las preguntas tipo que el coach plantea son:

¿Sabes lo que quieres?

¿Sabes cuáles son tus metas?

¿Sabes cómo influyen tus metas en los que te rodean?

¿Has considerado todas tus opciones para lograr tus objetivos?

¿Qué te impide conseguir tu objetivo?

¿Qué recursos necesitas para avanzar en tu meta?

 

 

Coaching Ejecutivo

Cuando abordamos temas como la autoestima, autoconfianza, automotivación, culpabilidad, resentimiento, victimismo, control económico, financiero, emocional, relaciones personales o sociales, etc., suelen tener el carácter personal[3].

Cuando abordamos temas como la motivación, el liderazgo, gestión del tiempo, gestión de equipos humanos, reuniones de trabajo, cambios organizacionales, cultura de empresa, comunicación y otros análogos, suelen tener el carácter profesional[4].

No es posible concebir el coaching ejecutivo sin la base del coaching personal. Es más el coaching ejecutivo es la aplicación específica y práctica, de un proceso de coaching personal que es más amplio y generoso.

El coaching ejecutivo está orientado a directivos y ejecutivos que buscan mejorar su desempeño dentro de su ámbito laboral. A pesar de ello, uno de los objetivos del Coaching Ejecutivo es el equilibrio entre la vida privada y la profesional. También podemos clasificar dentro de Coaching Ejecutivo los servicios de coaching que se realiza a empresarios y emprendedores.

En España, el Ejecutivo es el que más rápidamente se ha difundido e implantado. Esto es debido a una necesidad de los directivos y ejecutivos de establecer nuevas formas de gestión y dirección de personas, así como autogestión, debido al grado de competitividad y las nuevas exigencias que plantea el mercado actualmente.

Algunas de las preguntas tipo que el coach plantea son:

¿Sabes los pasos que debes dar para lograr tu objetivo?

¿Tienes obstáculos en tu carrera profesional?

¿Te gusta realmente tu trabajo?

¿Sientes que puedes dar más de ti mismo?

¿Puedes verte de aquí a 10 o 20 años?

¿Has equilibrado tu vida privada con tu trabajo?

¿Cuáles son tus fortalezas directivas?

¿Cuáles son tus puntos débiles?

¿Tienes la suficiente motivación para desarrollar tu trabajo?

¿Existen obstáculos que impidan tu desarrollo profesional?

¿Necesitas delegar tareas?

¿Tienes tu agenda organizada?

¿Necesitas asumir nuevas responsabilidades?

¿Eres responsable de tus logros y errores?

 

 

Coaching Empresarial

El coaching empresarial, es aquel que se realiza dentro de la compañía. El coach es el gerente, o un miembro de RRHH que es coach, en este caso sería coach interno, y también puede ser una persona contratada para realizar esta función. El coach ha de sacar lo mejor de cada uno de sus empleados, motivarlos, hacerles partícipes del trabajo, y buscar la mejor forma que cada empleado desarrolle su trabajo.

Dentro del Coaching Empresarial, Marshall J. Cook determina los beneficios del mismo.

Permite que sus esfuerzos rindan beneficios específicos.

  • Ayuda a desarrollar las habilidades de los empleados. Es importante entender que un éxito engendra otro e infunde la autoconfianza que conduce a grados elevados de motivación y desempeño en muchas tareas.
  • Ayuda a diagnosticar problemas de desempeño. Si los empleados no se desempeñan con eficiencia óptima hay que averiguar la razón. Lo primero que hace un buen coach es pedir el aporte del empleado y luego escucharlo. Así es más probable que obtenga el diagnóstico correcto y logre la colaboración del trabajador para llegar a la solución.
  • Ayuda a corregir el desempeño insatisfactorio. No se debe pasar por alto una rica fuente potencial de soluciones, los empleados.
  • Ayuda a diagnosticar un problema de comportamiento. Haga que los empleados se involucren en definir la situación y en averiguar si los comportamientos están obstaculizando el desempeño. Mantenga una mente abierta y guárdese sus suposiciones.
  • Ayuda a corregir el comportamiento insatisfactorio. Se reúna con los actores y analiza la situación, obtendrá el resultado que desea y ahorrará tiempo.
  • Fomenta relaciones laborales productivas. A medida que usted aplica las técnicas de coaching en el lugar de trabajo notará un mejor desempeño de parte de sus empleados y se dará cuenta que éstos colaboran entre sí.
  • Centra su atención en brindar asesoría. El coach puede ser un consejero para cualquier trabajador que busque o esté abierto a recibir sus consejos. Debe guiar a los trabajadores a través de los obstáculos.
  • Brinda oportunidades para dar a conocer el aprecio. Proporcione oportunidades naturales para elogiar el buen trabajo y el esfuerzo.
  • Estimula comportamientos de autocoaching. Cuando se brinda asesoría a un empleado para enfrentar un desafío le enseña a comprender la manera de tratar problemas similares en el futuro.
  • Mejora el desempeño y la actitud. Al permitir que sus empleados asuman la responsabilidad y tomen la iniciativa en su trabajo, Usted les mejorará su actitud de modo que ningún seminario, charla o libro de autoayuda podrá hacerlo.

 

 

Coaching Ontológico

Este coaching está basado en una rama filosófica llamada Ontología del lenguaje. De lo que se trata, es que las personas lleguen a observar, pensar, sentir y desafiar a los modelos mentales obteniendo resultados en corto plazo.

Este tipo de coaching no es eficaz para medio y largo plazo ya que se ve insuficiente como herramienta y, a la larga, puede ser más un estorbo que un beneficio. Es una forma de que las personas obtengan resultados con un coaching para que sean más susceptibles de aplicar otros cambios más importantes, con la confianza de que van a obtener buenos resultados.

El coaching ontológico está dirigido a empresarios, trabajadores, educadores y a todos aquellos que quieran mejorar los resultados de su trabajo a corto plazo y para resolver problemas sencillos (nunca profundos).

Un coach ontológico no es igual que otro tipo de coach. Éste observa a las personas e interpreta su forma de ser para, más adelante, establecer unos límites que hagan obtener mayor beneficio a la propia persona y que éste se dé cuenta de cómo actuaba antes y cómo lo hace ahora (de ahí lo de observar, pensar, sentir y desafiar).

El coaching ontológico trabaja sobre el tipo de observador que somos de la realidad. Supone que cada uno de nosotros tiene una experiencia del mundo que es coherente con nuestra manera de actuar. Es decir, que la manera en que interpretamos lo que nos ocurre, incide directamente en el modo en que actuamos. En este contexto, si hacemos una revisión del tipo de observador que estamos siendo, podemos modificar nuestra manera de actuar.

El coaching ontológico tiene como finalidad el logro de objetivos extraordinarios y, para ello, propone desarrollar las formas de ser adecuadas que permitan lograr dichos objetivos. En este sentido, opera de manera inversa a lo que se podría considerar habitual: normalmente se busca  tener cosas (o alcanzar retos), para ser de una determinada forma. En el coach ontológico la propuesta es a la inversa: trabajar el ser de una manera determinada, para tener resultados.

Supongamos un coachee que quiere como objetivo extraordinario tener éxito profesional y que, con ello, espera llegar a ser una persona capaz, segura de sí misma, fuerte, reconocida. En realidad, si fuera una persona capaz, segura, fuerte y reconocida, seguramente lograría su objetivo de tener éxito profesional. La clave de alcanzar lo que se propone, está en aprender a ser de la manera que hay que ser para lograrlo.

Una de las barreras más frecuentes para el cambio y el aprendizaje, es la creencia de que las personas no pueden cambiar sus comportamientos. En el coach ontológico se piensa, que la forma de ser es el resultado de la interpretación que se hace de la historia de la vida y que, cuando se cambian las interpretaciones (el observador que somos), se modifican los comportamientos.

Es el proceso por el cual se enseña el cambio a las personas operando sobre su experiencia y no sobre sus conceptos. El ser humano tiende a racionalizar su experiencia y hace interpretaciones de la realidad, obviando o ignorando el tipo de observador que es. El coach ontológico entonces actúa como un “espejo” del coachee; este último, muestra su experiencia al mundo y se da cuenta o toma consciencia del tipo de observador que necesita ser para tener resultados en su vida. Para lograr resultados extraordinarios desafía su interpretación de la realidad, sus experiencias y su forma de actuar en el mundo y las sustituye por una nueva interpretación; pero, como querer y/o desear un resultado no es suficiente, necesita tener compromiso para el cambio y actuar en el mundo para sellar los nuevos hábitos en su práctica y en su experiencia de vida.

 

 

Rol de las empresas – hoy

La empresa es una entidad económica, en la cual están agrupados y coordinados – alrededor de un proyecto a realizar en conjunto – los factores materiales y humanos de la actividad económica; en un espacio de libertad, de creatividad, de realización y de fraternidad, la empresa constituye el punto de encuentro de quienes aportan el capital, la materia gris, y la capacidad de trabajo hacia una causa final: el cliente”[5].

Como grupo social y como organismo vivo, desde la definición de la visión y la misión, de la estrategia competitiva, del plan de acción y de los mecanismos de control de gestión, la empresa está permanentemente comprometida con la calidad en la satisfacción de las necesidades del entorno en que se desenvuelve de modo que su rol esencial es la definición y creación del sentido de pertenencia social de los individuos que la integran, pues ésta actitud global es la que imprime su sello en la habilidad y aptitud de la empresa, para comprometerse e involucrar a los gerentes, jefes, supervisores y personal en general, creando el sentido de pertenencia social y haciendo sentir que la calidad, la eficiencia y la producción sean objetivos propios.

De modo que existe una directa relación con la responsabilidad que debe asumir una empresa que, conforme el nuevo concepto de empresa que aporte Peter Druker, le exige convertirse en “guardián de la conciencia de la sociedad y en factor esencial de solución de sus problemas”. Lo que no “se explica por un sentimiento de hostilidad a la empresa. Por el contrario, el éxito del sistema empresario es el factor que conduce a expectativas nuevas… la exigencia de la responsabilidad es en medida considerable el precio del éxito”[6].

La empresa debe asumir su responsabilidad en el marco de la ética, creando –en la misma medida en que crea valor para los accionistas –valor para el mercado, para la supervivencia, para el fisco y fundamentalmente, valor ético traducido en principios de vida y cohesión social, a principios que conformen la raíz constitutiva de su cultura organizacional y de su fuerza competitiva.

A modo de referencia señalamos que en los últimos tiempos –en el marco de la globalización y de la concentración del poder económico – la renta financiera y sus propietarios – han adquirido un papel relevante”… la creación de valor para el accionista, el aumento del precio en bolsa de sus acciones, se ha convertido en un auténtico valor cultural para el establishment y un objetivo normativo que se  defiende como socialmente imprescindible incluso desde el ángulo de los intereses del conjunto de la sociedad…”[7].

“Este objetivo de creación de valor para los accionistas exige que la empresa proporcione permanentemente rentabilidades efectivas por encima de las expectativas… Como ello no es fácil de lograr, han de aplicarse estrategias empresariales y técnicas de gestión que pueden afectar de manera negativa y violenta a los demás agentes económicos y, en general, a toda la sociedad. Existe  una especie de contrasentido entre la pretensión del máximo valor para el accionistas y una prosperidad económica sostenible”[8].

Cuando las empresas priorizan la creación de valor para los accionistas, con los ojos puestos en los resultados, los costos y la supervivencia, se instala en ellas un tipo de comportamiento fundamentalista que endiosa la figura de los mercados y rechaza toda forma de control social. “En estos casos, hay una racionalidad excluyente (la basada en la ganancia) que se expresa diciendo que la misión de la empresa es la de producir bienes, servir a los clientes y luchar por ser mejores… y “… aunque desde el mundo exterior se critique su inmoralidad y su falsa ética, ello no afecta el modo de hacer negocios, porque el exterior es también parte de un contexto competitivo sujeto a criticas…”[9].

En este contexto las personas que operan en la empresa: administradores, gerentes, funcionarios llevan en sus hombros la carga que implica la obtención de resultados satisfactorios. Esto genera presión que se debe buscar no interfiera en el ámbito de desempeño de esas personas fuera del contexto de la empresa.

 

 

El contador – hoy

El Prof. Jorge Túa Pereda[10] señala que: “no es difícil señalar algunas características actuales de la evolución experimentada en las últimas décadas por nuestra actividad profesional como contadores”.

La función de registro, objetivo primordial en los albores de la contabilidad, hoy en día pierde progresivamente importancia. Son ahora más trascendentes cuestiones tales como la interpretación de la información, la planificación y organización de sistemas informativos y las consecuencias que la información produce en el entorno económico y social en el que se vierte.

  • Las funciones que la sociedad demanda del experto contable son progresivamente más amplias y complejas, en lógica congruencia con la amplitud y complejidad de la actividad económica y social. El entorno cada día nos exige más creatividad e innovación.
  • En este entorno cambiante, el ejercicio del criterio del individuo en el desempeño profesional frente a situaciones o problemas novedosos y no previstos es no solo necesario sino, también imprescindible.
  • La adaptabilidad, como mecanismo indispensable para obtener ventajas comparativas en la competición que tiene lugar en todos los ámbitos de actividad, es la única respuesta adecuada, en la Contabilidad y en cualquier tipo de disciplina”.

En lo que respecta a la formación del profesional contable, entre otras profesiones, resulta apropiado recordar que la UNESCO se ocupaba ya hace un buen tiempo de la cuestión de “relatividad” de los conocimientos adquiridos, con frases bien expresivas:

“… en lo que concierne a la preparación para el trabajo y para la vida activa, la educación debe de tener por finalidad no sólo formar a los jóvenes para el ejercicio de un oficio determinado, sino, sobre todo, ponerles en situación de adaptarse a tareas diferentes y perfeccionarse sin cesar a medida que evolucionan las formas de producción y las condiciones de trabajo”.

Continua señalando el profesor Túa Pereda con respecto a la Contabilidad, que: “Históricamente, su primera misión es dar cuenta y razón, a efectos principalmente legales, al dueño de un patrimonio, del estado en que se encuentra el mismo; posteriormente a medida que cambia el concepto de empresa, se amplía el circulo de interesados en la información contable, llegándose a una última fase, probablemente no definitiva en que la Contabilidad incluye no solo información financiera sino, también social, destinada a toda la colectividad.

 

 

Formación del Contador Público en Paraguay

El fenómeno de la globalización o internacionalización es una realidad y se halla presente en todos los ámbitos. Fue extendiéndose desde la economía hasta llegar a las mínimas formas del aprendizaje. Se eliminaron las fronteras económicas, de la tecnología de la información, de los enfoques científicos y de los distintos tipos de negocios.

La expectativa es cada vez más creciente acerca de la respuesta del contador público ante dichos cambios. Además, la necesidad cada vez más creciente y exigente acerca de las informaciones que debe brindar la contabilidad de tal manera que las mismas sean útiles, completas, aptas, y oportunas para la toma de decisiones.

La universidad, como lugar y fuente de conocimientos se ve constreñida a lanzar al mercado un profesional calificado conforme con unos estudios universitarios cada vez más modernos, mediante contenidos programáticos adaptados a las necesidades de la economía, en los que se unen los conocimientos teóricos y prácticos de un alto nivel.

El siglo XXI será el de la racionalidad científico–tecnológica, el de la sociedad del conocimiento y, por eso mismo, el siglo de la libertad. Será el siglo de la educación.

Por ello, es importante ver qué espera la sociedad de la educación hoy, y también cuál es el papel de las instituciones de educación superior en el futuro de la misma.

Dentro de las universidades, las reflexiones giran en torno a su compromiso formativo, manifiesto en lo filosófico, cognoscitivo, técnico y proyectivo.

Las nuevas exigencias para la educación que se plantean en la región latinoamericana se caracterizan por las demandas de calidad, equidad, ética, responsabilidad social y respeto al medioambiente.

El capital humano es clave para el desarrollo de los pueblos. El conocer es el poder. La educación, la producción de conocimiento es el factor decisivo para el crecimiento económico.

Dentro de esta perspectiva se encuentra el compromiso de las instituciones de educación superior, propugnando por una educación de mayor calidad, más justa y más equitativa.

Se debe entonces pensar, cómo se hace para incorporar el progreso científico – tecnológico a los sistemas curriculares de la educación superior para hacer de la facultad una institución que al innovar sus temáticas, recupere su legítima función de abrir las oportunidades para todos y con ello responder a las expectativas de democratización que la sociedad ha puesto en ella. No debe olvidarse que la sociedad tiene mucha esperanza en la universidad.

Es necesario además, pensar que la universidad se enfrenta anualmente con desafíos que van a cambiar todos los sistemas de la organización, no solamente en el orden administrativo, sino también en las metodologías y en los procesos académicos. El fenómeno clave es el crecimiento desbordante y el impacto que produce su diseminación por medio de la tecnología de la información y la comunicación.

La universidad debe ser considerada como un lugar de ciencia y fuente de conocimientos que llevan a la investigación teórica o aplicada, como medio de adquirir calificados profesionales, conforme con unos estudios universitarios y con unos contenidos adaptados constantemente a las necesidades de la economía, en los que se suman los conocimientos teóricos y prácticos a un alto nivel.

La universidad como plataforma privilegiada de la educación durante toda la vida y como interlocutor privilegiado en una cooperación internacional, encontrará el nuevo sentido de su misión intelectual y social en la sociedad, siendo en cierto modo una de las instituciones garantes de los valores universales y del patrimonio cultural.

La significación de la educación en la vida del país y en sus relaciones con el mundo, obliga a superar ciertos enfoques curriculares y ciertas perspectivas y se hace necesario asumir un proyecto educativo de largo alcance, con visiones estratégicas, con visión de futuro; formar gente que se mueva en el mundo, que interactúe en las redes mundiales del conocimiento y de la técnica, que ofrezca al mundo riquezas personales y que pueda producir grandes transformaciones en el medio en el que va a desempeñarse.

En este sentido, las unidades educativas se cuestionan su producto y su proceso educativo mediante una permanente autoevaluación.

En este intervienen factores como el plan curricular, el maestro, el estudiante, los multimedios, la infraestructura física adecuada y otros. Esto representa un reto a los gestores, formadores e investigadores a nivel curricular y que tienen que ver con la formación de un contador integral que requiere actualmente la sociedad.

Se debe mejorar la formación del contador público, profesión que se vuelve cada vez más importante y evolutiva en la medida de la revolución tecnológica productiva y su comercialización.

Por lo expuesto, y como un intento de instrumentar la calidad y excelencia, se requiere la revisión, actualización y modernización del conocimiento impartido, su contextualización con la realidad y su responsabilidad social. Estos elementos permiten a la academia, su competitividad, flexibilidad y gestión con altos índices de pertinencia, garantizando la formación profesional en concordancia con las necesidades culturales, científicas, productivas y sociales del país. Es decir, dando respuesta permanentemente a los retos que plantea la ciencia, la tecnología y el cambio[11].

En Paraguay, en la actualidad, la carrera de Contaduría Pública se encuentra en proceso de acreditación, que se corresponden al Modelo Nacional de Evaluación y Acreditación para carreras de grado, elaborado por la Agencia Nacional de Evaluación y Acreditación de la Educación Superior (ANEAES), con el fin de contar con un instrumento cuya aplicación de fe pública de la calidad de la enseñanza y promueva la búsqueda continua de la mejora de la educación en la Contaduría Pública con el objeto de satisfacer la demanda del ámbito nacional e internacional.

En base a ello define que el Contador Público será capaz, entre otras cosas, de investigar, diseñar, emprender, desarrollar, analizar, asesorar, administrar y evaluar la información para la toma de decisiones con ética y responsabilidad social, coadyuvando al mismo tiempo al desarrollo económico y social sustentable del país.

Posee suficiente capacidad profesional para evaluar las necesidades y problemas de las organizaciones en cuanto a la elaboración e implementación de normas de control interno adecuadas.

Es capaz de proponer estrategias de desarrollo de la empresa observando la ética profesional, la responsabilidad social, el desarrollo económico y social sustentable del país preservando el medio ambiente.

El/la egresado/a de la carrera de contaduría pública debe poseer:

 

Competencias genéricas:

3.1.1. Comunicarse suficientemente en las lenguas oficiales del país y en otra lengua extranjera.

3.1.2. Utilizar tecnologías de la información y la comunicación.

3.1.3. Identificar, plantear y resolver problemas.

3.1.4. Trabajar en forma autónoma y en equipos multidisciplinarios.

3.1.5. Ajustar su conducta a las normas éticas universalmente establecidas.

3.1.6. Actuar con responsabilidad social, profesional y ética en las actividades emprendidas buscando permanentemente el mejoramiento de la calidad de vida.

3.1.7. Tener capacidad de investigar, aprender y actualizarse continuamente.

3.1.8. Actuar de conformidad a los principios de prevención, higiene y seguridad en el trabajo.

3.1.9. Demostrar razonamiento crítico y objetivo.

3.1.10. Manifestar actitud emprendedora, creativa e innovadora en las actividades inherentes a la profesión.

3.1.11. Poseer capacidad de abstracción, análisis y síntesis.

3.1.12. Formular, gestionar, participar y ejecutar proyectos.

3.1.13. Demostrar compromiso con la calidad.

3.1.14. Promover el desarrollo sustentable del ambiente.

3.1.15. Tener capacidad de adaptarse a situaciones nuevas y cambiantes.

 

3.2. Competencias específicas:

3.2.1. Posee capacidad profesional en contabilidad, control interno, auditoría, en áreas financiera y fiscal.

3.2.2. Posee conocimientos que le permiten elaborar información financiera, de gestión y otras útiles para la toma de decisiones en las empresas, las entidades públicas y en los organismos no gubernamentales.

3.2.3. Es capaz de planificar, emprender y dirigir nuevos negocios.

3.2.4. Está preparado para realizar investigación en todas las áreas de la contabilidad-auditoría.

3.2.5. Conoce y aplica las Normas Internacionales de Contabilidad-NIC, las Normas Internacionales de Información Financiera-NIIF completas y para Pymes, así como las del sector público-NICSP, las Normas Internacionales de Auditoría-NIA, las Normas Contables Nacionales y las disposiciones legales.

3.2.6. Es capaz de analizar, interpretar, evaluar y tomar decisiones en las organizaciones.

3.2.7. Posee capacidad para desempeñarse como asesor de negocios y del empresario.

3.2.8. Es capaz de elaborar informaciones contables referentes a las acciones de responsabilidad social y ambiental emprendidas por las organizaciones.

3.2.9. Capaz de elaborar información prospectiva para la prevención y adaptación a los nuevos escenarios económico-financieros de los entes en una economía globalizada.

3.2.10. Capaz de generar, analizar, interpretar y suministrar los estados contables históricos y proyectados, presupuestos y sistemas de costos en todo tipo de entes, sean empresas, entidades públicas y organismos no gubernamentales.

3.2.11. Posee conocimientos de auditoría de gestión, ambiental y forense.

 

  1. Estructura básica del plan de estudio

El plan de estudios para la carrera de contaduría pública incluye asignaturas que contemplan conocimientos recientemente incorporados a las ciencias contables como efecto de la proliferación de nuevos negocios y de la necesidad de que la carrera se adecue a los mismos, sin las cuales los egresados en la carrera de contaduría pública se encontrarían en desventajas ante otros profesionales ya actualizados.

 

Área de conocimiento básico – instrumental

Está constituida por las asignaturas que explican y sustentan las diversas áreas del conocimiento.

Las mismas abarcan conocimientos de aspectos instrumentales para la profesión tales como: las matemáticas, la estadística, las tecnologías de la información y de la comunicación, las relaciones humanas e idioma.

 

Área de conocimiento técnico – profesional

Son aquellas disciplinas propias de la profesión y otras que complementan la formación y/o posibilitan un determinado énfasis en el área técnico-profesional de conformidad con el perfil de egreso.

Comprende las ciencias aplicativas que son relevantes para la carrera que permiten a los futuros egresados apropiarse de los conocimientos y desarrollar las competencias necesarias para actuar en diferentes instancias y modalidades de la profesión contable.

 

Área de conocimientos complementarios

Son aquellos que le permiten ejercer la práctica profesional del contador en el contexto económico-social donde se desenvuelve, así como brindar conocimientos que no son parte específicos de los contenidos asociados a la Contabilidad, pero que son necesarias para su formación integral.

 

Formación práctica

Constituyen las capacidades que se adquieren a lo largo del proceso enseñanza-aprendizaje a través de la implementación de actividades que integren conocimientos teóricos y prácticos, para el logro del perfil propuesto. Son instancias para integrar y aplicar los conocimientos que se incorporan dentro de las actividades específicas destinadas a ese fin.

 

Pasantía profesional

La práctica profesional está conformada por actividades programadas y realizadas por los estudiantes en los distintos ámbitos del ejercicio de la profesión. Estas prácticas permiten aplicar los conocimientos y adquirir experiencia profesional[12].

Todos estos parámetros definen una formación más integral, capaz de adaptarse a los desafíos que la sociedad le demanda. Consideramos que con esa formación sumada a la experiencia que pudiera adquirir en el mundo de los negocios habrá de dotar al Contador Público del Paraguay, de las herramientas necesarias que le permitan ejercer con capacidad como coach de negocios.

 

 

Las empresas y el coaching en Paraguay – obligación o necesidad

            En el Paraguay el 95% de las empresas califican como micro pymes, pymes, o emprendedores. No existe aún empresarios con formación técnica de educación terciaria, antes bien ante la falta de empleo se constituyen como emprendedores o pymes para generar su autoempleo.

Ante lo señalado en el párrafo anterior, es de considerar que el estadio de desarrollo de las empresas en el país, las hace propicias a ser receptoras de coaching, de ayuda e intervención ajustada  para la adecuada formación de modo a lograr preservar y prolongar la tasa de vida de las mismas, contribuyendo al desarrollo de la economía  paraguaya.

 

El contador y el coaching – obligación o necesidad

El campo de actuación del profesional contable son las empresas. Ese es su habitad.

En un punto anterior de este trabajo se ha dado énfasis a lo que deben ser los parámetros a tener en cuenta al planificar la formación del profesional contable, para su desempeño actual, respondiendo a las necesidades que le imponen su entorno cambiante.

Con relación al punto específico de este trabajo nos concentramos en puntualizar que el profesional contable está preparado y debe asumir el rol que le corresponde para proporcionar coaching a las empresas, a este respecto recordamos que los campos de especialización de la formación en Contabilidad le van a permitir al profesional que presta servicios desempeñarse en el ámbito de la contabilidad financiera, la contabilidad de gestión, la contabilidad gubernamental y la educación contable[13].

Diversas organizaciones contables profesionales desempeñan un papel activo en el mejoramiento de la calidad de la información contable utilizada por inversionistas – acreedores – gerentes y otros. Un destacado lugar ocupan la IFAC a nivel mundial y a nivel regional y de país los organismos regionales tales como la Asociación Interamericana de Contabilidad (AIC) y el Colegio de Contadores o el Consejo Profesional de Contadores Públicos, en Paraguay.

De los diversos campos de especialización de la contabilidad presentamos a continuación algunas normas, tan solo a modo de referencia para demostrar que toda la actualización profesional se basa en la aplicación de conceptos convencionalmente acordados acordes a la naturaleza de los trabajos a desarrollar y el producto de este desempeño: en el campo de la contabilidad financiera, el marco conceptual para la preparación y presentación de los estados financieros elaborados en base a NIIF’s[14].

  1. Entre los usuarios de los estados financieros se encuentran los inversores presentes y potenciales, los empleados, los prestamistas, los proveedores y otros acreedores comerciales, los clientes, los gobiernos y sus organismos públicos, así como el público en general. Éstos usan los estados financieros para satisfacer algunas de sus variadas necesidades de información.
  2. La principal responsabilidad en relación con la preparación y presentación de los estados financieros, corresponde a la gerencia de la empresa.
  3. Los estados financieros también muestran los resultados de la administración llevada a cabo por la gerencia, o dan cuenta la responsabilidad en la gestión de los recursos confiados a ella misma.

 

En lo que respecta a la Auditoria de Estados Financieros, las Normas Internacionales de Auditoria emitidas por la Federación Internacional de Contados (IFAC) señala en los Objetivos y Principios Generales que gobiernan una auditoria de estados financieros, que:

  1. El auditor deberá cumplir con el Código de Ética para los Contadores Profesionales, emitido por la IFAC. Los principios éticos que gobiernan las responsabilidades profesionales del auditor son:
  2. independencia;
  3. integridad;
  4. objetividad;
  5. competencia profesional y debido cuidado;
  6. confidencialidad;
  7. conducta profesional; y
  8. normas técnicas.
  9. Si bien el auditor es responsable de formar y expresar una opinión sobre los estados financieros, la responsabilidad de preparar y presentar los estados financieros es de la administración de la entidad. La auditoría de los estados financieros no releva a la administración de sus responsabilidades.

 

El Código de Ética Profesional de IFAC, señala en la introducción y los principios fundamentales:

100.1 Una marca distintiva de la profesión contable es su aceptación de la responsabilidad de actuar a favor del interés público. Por lo tanto, la responsabilidad de un contador profesional no es exclusivamente satisfacer las necesidades de un cliente o empleador individual. En su actuación a favor del interés público, un contador debe observar y cumplir con los requerimientos éticos de éste Código.

 

Los párrafos presentados en este apartado nos permiten señalar que continuando con su actual desempeño sería interesante que la contabilidad y el contador puede asumir el rol de coach de modo a contribuir a manifestar información de trascendencia social en las empresas, aportando su carácter riguroso, concreto, y contribuyendo de este modo a dar un paso más en la evolución y desarrollo de la sociedad.

Como Contadores Públicos, siendo nuestra rol social el de dar confianza pública sobre la información de las empresas, es a nosotros a quienes corresponde tomar liderazgo, ya que en el nuevo campo de acción expandido, no solamente nos cabe dar esa confianza sobre la información financiera, sino también sobre la información no financiera y sobre los sistemas, procesos y comportamientos[15].

Esa reivindicación pasa también por aportar nuestra experiencia para la  formación de personal del área contable o de apoyo a directivos de la empresa.

 

 

Un nuevo tipo de coaching: El coach contable?

De los diversos tipos de coaching definidos y tomando el concepto de que todos los tipos de coaching son similares, siendo quizás la única diferencia que existe entre las mismas es la naturaleza del coachee  y la finalidad que busca uno o uno, en base a ello nos tomamos la licencia de referirnos a un coach contable que tendría la misión y meta personales y profesionales, para mediante inducción debe propender a que la empresa logre alcanzar los objetivos que se ha fijado.

El coach contable es la palabra usada en las empresas para solicitar ayuda a un experto contable para que capacite al personal del área contable.

Es un facilitador del crecimiento empresarial, ya que coaching cree en el “Coach”, es decir, la empresa es un potencial dirigido por personas a las que se hacen preguntas ya que las mismas logran sus respuestas a través de él. El coaching, desde el punto de vista de un contador, es el que ofrece a la empresa un proceso de crecimiento para el desarrollo de la misma. El entorno competitivo del coach contable requiere de un cambio, porque en competencia hay acciones que se mueven aceleradamente con la existencia de nuevas lluvia de ideas, para facilitar el valor de la información y el conocimiento. Es necesario relacionarse con las telecomunicaciones, el internet, sistemas informáticos, formación intelectual, e intranet, entre otros.

El coach contable debe lograr que los empresarios acepten que intervengan en los modelos que se planteen a los mismos, que deben darse los enfoque que sean necesarios para la aceptación del empresario, si a su modelo mental le falta la competencia empresarial éste se encuentra en los modelos autocráticos incompatibles con el capital intelectual de la empresa, el coach contable debe inducir a mejorar el rendimiento y desarrollo del potencial económico del empresario.

La empresa que apuesta por la evolución del capital intelectual encuentra en el coaching contable el modelo para lograr el desarrollo de las personas del quehacer contable.

 

 

¿Qué es el coaching contable?

Es un modelo de experiencia contable que tiene la finalidad de potenciar el desarrollo de las personas mirando siempre las posibilidades del futuro. El coach (entrenador) contable debe creer en su potencial, por eso requiere del coaching (subordinados) contable para desarrollar sus estrategias en la empresa, teniendo confianza en sus entrenados[16].

 

 

Los objetivos del coach contable

Los objetivos del coach contable son:

  1. Incrementar el nivel de conciencia del coaching contable con la creación de un plan de acción y evaluación de resultados tanto económicos como financieros.
  2. Impulsar el desarrollo y el potencial de sus colaboradores. Para ello:
    1. Fijar el objetivo,
    2. Desarrollo el conocimiento.

 

 

Preguntas que debe hacerse el coach contable

Todo coach contable, para fijar los objetivos que impulsen cambios positivos en la empresa, debe preguntarse:

¿Qué actividad requiere cambios?

¿Cuál es la situación actual y cual el punto de partida que tiene la empresa?

¿Con que recursos dispongo y con qué habilidades cuento para alcanzar los objetivos?

¿Cómo debe actuar para lograr los propósitos definidos?

¿Cómo mediré y comprobare que estoy llegando o alejándome de los objetivos?

 

Por esta razón el coach contable debe saber que está frente a un grupo de aprendizaje y desarrollo, y él aprenderá a desarrollar altas competencias y producir grandes saltos de aprendizaje, y ayudará a formular de modo adecuado las preguntas claves, así mismo, planteará y articulará los problemas de manera armoniosa y con poder de desarrollo. Luego, el coaching contable es el líder entrenado por el coach contable.

 

Paradigmas contables del coach

El “coach” contable, como contador, consultor interno y responsable del desarrollo de los sistemas gerenciales, tiene que:

  1. Ser coherente con la visión y misión de la empresa.
  2. Tener una alta autoestima en el desarrollo de trabajo.
  3. Saber manejar estrategias de recompensas.
  4. Saber escuchar.
  5. Ser honesto.
  6. Tener valores.
  7. Tener profundo conocimiento para desarrollar la conducción de dirección.
  8. Ser capaz de generar la movilización de su equipo contable.

 

 

Habilidades del coach contable a trasmitir al coaching

  1. Visión ganadora y transparente.
  2. Tener coherencia de visión de largo plazo.
  3. Planeación continúa.
  4. Transmitir al coaching contable experiencias de vida.
  5. Buenos ejemplos, disciplina, amor al trabajo, vasta cultura.
  6. Superación de debilidades por fortalezas.
  7. Para que una empresa triunfe es necesario tener líderes de calidad.
  8. Selección y desarrollo de líderes contable.
  9. Selección de personas con potencial para desarrollarse.
  10. Cultura de trabajo, lenguaje, actitud.
  11. Capacidad para toma de decisiones.
  12. Capacidad para solucionar conflictos.
  13. Capacidad de manejo de estrategias de recompensas.
  14. Capacidad para escuchar.
  15. Manejo emocional.
  16. Crecimiento mutuo, desarrollo aprendizaje.
  17. Entrenamiento diario, individual y desarrollo personal, responsabilidad consigo mismo, generar autoestima.
  18. Entrenamiento semanal, grupal de acoplamiento para que aprenda a conocerse a sincronizarse y lograr alcanzar las metas.

 

 

Más preguntas o formas de indagar

La literatura del coaching señala una batería de preguntas, agrupadas por objetivos que pueden servir de apoyo a la gestión del coaching. A continuación señalamos las 80 preguntas de impacto, utilizadas en el coaching para hacer autocoaching, coaching ejecutivo o coaching  empresaria[17]

 

Diagnóstico de Fortalezas

  1. ¿Cuáles son tus mayores fortalezas?
  2. ¿Qué estás haciendo que es interesante y por lo que estás animado?
  3. ¿Qué es lo que más te divierte y te entretiene?
  4. ¿Qué es lo que más te relaja y te permite centrarte?
  5. ¿Qué actividades haces con regularidad que te ayudan a lograr tus objetivos?
  6. ¿Qué haces bien que puede mejorarse todavía más?

 

Diagnóstico de Debilidades

  1. ¿Cuáles son tus debilidades, defectos o limitaciones?
  2. ¿Cuáles son tus miedos?
  3. ¿Podrías decirme aquello que te preocupa que jamás admitirías en público?
  4. ¿Cuántas veces has intentado avanzar hacia tu/tus objetivos y no lo has conseguido? ¿Por qué?
  5. ¿Es eso que haces realmente importante para alcanzar tu objetivo, o podrías dejarlo de lado y hacer otra cosa que sí lo fuera?
  6. ¿Cómo te limitas/obstaculizas a ti mismo?
  7. ¿Qué haces que no te permite avanzar? ¿Por qué?
  8. ¿Qué te molesta o te limita a ser proactivo o más lanzado con el asunto?
  9. ¿Qué estás tolerando en tu vida que te gustaría no tener que tolerar más?
  10. Si pudieras eliminar algo de tu vida ¿Qué sería?
  11. ¿Qué actividades haces con regularidad que no te ayudan a lograr tus objetivos? ¿Qué haces mal que puede mejorarse?
  12. ¿Qué has dejado por hacer para luego continuamente, que no has logrado hacer por mucho tiempo, y por qué?
  13. ¿Hay algún tabú o preconcepción que te limita a tomar acción?

 

Diagnóstico de Relaciones (de pareja, de negocios, etc.)

  1. ¿Qué te molesta de tu relación?
  2. ¿Qué te encanta de tu relación?
  3. ¿Qué tienes que hacer para que la relación mejore?
  4. ¿Qué tiene que la otra parte para que relación actual mejore?
  5. ¿Qué ha hecho la otra parte que no se lo has agradecido aunque se lo merece?
  6. ¿Qué has hecho tu que no es agradecido por la otra parte?
  7. ¿Qué te gustaría decirle, pero que por miedo o inseguridades no lo has hecho?
  8. ¿Qué le falta a tu relación?
  9. ¿Qué le sobra a tu relación?

 

Definiendo Objetivos

  1. ¿Cuáles son tus objetivos?
  2. ¿A dónde quieres llegar y por qué?
  3. ¿Son realistas tus objetivos?
  4. ¿Son suficientemente ambiciosos para que no pierdas la motivación rápidamente?
  5. ¿Qué te dice tu intuición sobre el objetivo que quieres alcanzar?
  6. Si el/los objetivos que define el coachee son genéricos: ¿Puedes describir con detalles el objetivo hasta el punto que sea medible de alguna manera?
  7. ¿Cuáles serían tus objetivos a corto plazo si supieras que tienes solo 1 año más de vida?
  8. ¿Cuáles serían tus objetivos si supieras que tienes solo 1 mes de vida?
  9. Imagina que han pasado 5 años y te sientes orgulloso por haber conseguido eso que deseabas. Crea una lista con las 5 metas logradas que te hacen sentir orgulloso desde ese futuro de éxito.
  10. Imagina que hoy ya has alcanzado todos los objetivos que son realmente importantes para ti ¿Qué te falta por cambiar?
  11. Si la vida pudiera dividirse en áreas como salud, dinero, amor, familia, estado físico, autoestima, carrera/negocios, realización personal y ocio, ¿me estaría dejando algún área importante fuera?
  12. ¿Cuál de las áreas o dimensiones de tu vida hay que trabajar porque necesitas mejorarla lo antes posible?
  13. Describe en una frase el objetivo más importante para ti. Si te dijera que puedes conseguir aún más todavía, ¿cómo mejorarías ese objetivo?
  14. Si pudieras añadir algo más en tu vida ¿Qué añadirías?
  15. ¿Qué es eso que podrías hacer si no tuvieras problemas de dinero? ¿Por qué?
  16. Imagina que conseguiste el dinero que necesitabas para dejar tu trabajo y hacer eso que tanto deseas; imagina que han pasado 3 años, ¿descríbeme con detalles que es eso que has logrado por lo que te sientes orgulloso?
  17. ¿Qué hace falta para que estés más motivado por hacer las acciones que has decidido tomar para esta semana?
  18. ¿Qué tienes que lograr para lograr la libertad financiera que te permitiría vivir el estilo de vida que deseas?
  19. ¿Qué es más importante para ti: el tiempo libre o el dinero? ¿Por qué?
  20. ¿Por qué motivos quieres ser recordado cuando te mueras?
  21. ¿Qué sería lo más valioso que pudieras obtener de esta sesión de coaching?
  22. Si el área de tu vida que más ayuda necesita es “dinero”, describe: ¿qué quieres conseguir con el dinero?
  23. ¿Qué tendría que pasar en estos próximos días/meses para que al despertarte te sintieras realmente feliz?
  24. ¿Puedes listar qué necesitas conseguir en cada área de tu vida para que tu vida sea perfecta?
  25. ¿Qué hace falta para que estés más motivado para hacer las acciones que has decidido tomar para esta semana?

 

Definiendo Acciones

  1. ¿Qué ha hecho la persona que ha logrado los objetivos que tú quieres alcanzar?
  2. ¿Cuáles son las acciones que tienes que tomar para obtener la información que necesitas?
  3. ¿Cuál es el siguiente paso?
  4. ¿Describe detalladamente que harás esta semana para avanzar?
  5. ¿Puedes hacer algo más?
  6. ¿Si la persona que quieres ser estuviera en frente tuyo, que te recomendaría?
  7. ¿Que debiera decirte yo como tu coach cuando te veo haciendo eso que te limita?
  8. ¿Para mejorar, que es lo que tiene que pasar?
  9. ¿Qué puedes hacer para lograr el apoyo de aquellos que necesitas?
  10. ¿Si no tienes los recursos necesarios para tomar las acciones que crees necesarias para avanzar hacia tus objetivos? ¿Qué otras opciones tienes?
  11. Si tuvieras más tiempo disponible para avanzar hacia tus objetivos ¿Qué harías diferente?
  12. Si tuvieras menos tiempo disponible para avanzar hacia tus objetivos ¿Qué harías diferente?
  13. ¿Qué crees que haría en tu lugar la persona que más admiras?
  14. Si tuvieras en frente a la persona que ya ha logrado tus objetivos, ¿qué le preguntarías?
  15. ¿Cuáles son los pasos o acciones que puedes tomar ya mismo para acercarte a tu objetivo?
  16. ¿Qué otra información te hace falta para saber qué pasos tomar?
  17. Si pudieras tener en frente a la persona que tuviera todas las respuestas a tus preguntas, dudas o falta de información, ¿qué le preguntarías?
  18. Si supieras por arte de magia que todo lo que hagas en las próximas 4 semanas te saldrá bien, ¿qué harías?

 

Creando Perspectiva

  1. ¿Cuál sería el mayor impacto en alguna área de tu vida o en los que más quieres si lograras alcanzar tu objetivo más importante?
  2. ¿Si no tuvieras preconcepciones y/o tabúes, qué harías que te cuesta hacer ahora?
  3. ¿Qué has logrado en tu vida hasta ahora por lo que te sientas realmente orgulloso?
  4. ¿Hay algún tabú o preconcepción que te limita a tomar acción?
  5. ¿Por qué puedes estar agradecido actualmente?
  6. ¿Hay alguien que aprecies o admires que tenga una visión opuesta o muy diferente a la tuya? Cuéntame cómo ve este asunto.
  7. ¿Qué pasaría si cambias tu modo de ver las cosas?
  8. ¿Por qué decidiste que esa era la mejor opción?
  9. ¿Qué has aprendido de esto / de esa experiencia?

 

 

Precauciones con respecto al uso de preguntas

Cada una de estas preguntas puede ser el inicio de muchas otras usando el “qué”, “cuándo”, “dónde” y “cómo”. No se debe cometer el error de estructurar una sesión en base a una serie de preguntas pre-establecidas. Como coach se debe tener compasión por el coachee, lo que le permitirá ponerse en sus zapatos y analizar su realidad, objetivos, complejos, etc. Eso le ofrecerá contexto para usar la pregunta que encaja con el momento y la situación en la sesión de coaching.

Es más importante saber escuchar que preguntar, pero tan solo con la pregunta adecuada podréis escuchar aquello que os permitirá avanzar.

 

 

 

Guía de discusión, destacando los principales puntos de desarrollo del tema

  1. ¿El escenario en el cual el contador se desempeña hoy en día es igual al de hace 50 años?
  2. ¿El contador necesita estar al tanto de las nuevas tendencias que afectan a la profesión a nivel mundial?
  3. ¿Qué es el coaching?
  4. ¿Las empresas están obligadas a acudir hoy en día a un coach contable para poder desarrollar su capital intelectual?
  5. ¿El contador está preparado como coach contable para enfrentar las tendencias que en la actualidad se imponen a las empresas?
  6. ¿Qué sucederá si el contador no asume el rol que le corresponde como coach contable?

 

 

 

 

Conclusión derivada del desarrollo del tema

En nuestra conclusión, como profesional contable, estamos de acuerdo con el CP Pereira Almada: “Es la hora de asumir nuestro rol”.

Aparte de ser un estilo de liderazgo, el coaching es una herramienta, basada en el dialogo o en la conversación entre dos o más personas, que incluye unos conceptos, principios y procesos, en donde no se transmite ninguna clase de conocimiento y que se enfocan en el fortalecimiento de la autoestima y en el desarrollo de conciencia de los seres humanos, buscando que se responsabilicen para encontrar su propia felicidad, a desarrollar su potencial y mejorar su desempeño, mediante el establecimiento de unos objetivos concretos, medibles y alcanzables, que se logran por intermedio de un plan de acción previamente definido y una retroalimentación acordada entre las partes.

El coaching  contable se entiende como un estilo de liderazgo, ejercido por los gerentes, directivos o administrativos de una organización el cual se sustenta en ayudar a los empleados a señalar cuáles son sus habilidades y fortalezas,  y alinearlas de acuerdo a sus aspiraciones profesionales y personales, basado en una conversación orientada al logro, en donde el líder brinda una formación y una retroalimentación continúa, de tal manera que está especie de liderazgo es una práctica que ha llegado para quedarse. Más temprano que tarde las empresas tendrán que “voluntariamente” asumir la necesidad de acudir a ese coach contable, si es que no quieren quedarse fuera de las condiciones que rigen a los mercados hoy en día, por falta de preparación de su personal.

Ante este panorama estamos convencidos que el contador está preparado y capacitado para asumir su rol protagónico ante esa “necesidad” de las empresas. Todo su desempeño está definido por estándares fijados por la profesión.

Como Contadores Públicos, siendo nuestro rol social el de dar confianza pública sobre la información de las empresas, es a nosotros a quienes corresponde tomar el liderazgo, ya que en el nuevo campo de acción expandido, no solamente nos cabe dar esa confianza sobre la información financiera, sino también sobre la información no financiera y sobre los sistemas, procesos y comportamientos.

 

 

 

Resumen

La empresa es una unidad económica, en la cual están agrupados y coordinados –alrededor de un proyecto a realizar en conjunto – los factores materiales y humanos de la actividad económica; en un espacio de libertad de creatividad, de realización y de fraternidad, la empresa constituye el punto de encuentro de quienes aportan el capital, la materia gris y la capacidad de trabajo hacia una causa final: el cliente.

Como grupo social y como organismo vivo, desde la definición de la visión y la misión, de la estrategia competitiva, del plan de acción y de los mecanismos de control de gestión, la empresa está permanentemente comprometida con la calidad en la satisfacción de las necesidades del entorno en que se desenvuelve, de modo que un rol esencial es la definición y creación del sentido de pertenencia social de los individuos que la integra, pues ésta actitud global es la que imprime su sello en la cultura empresarial, lo que a su vez se traduce en el estilo de dirección y la habilidad y aptitud de la empresa, para comprometerse e involucran a los gerentes, jefes, supervisores y personal en general, creando  el sentido de pertenencia social y haciendo sentir que la calidad, la eficiencia y la producción sean objetivos propios.

El Profesor Túa Pereda con respecto a la Contabilidad, señala que: “Históricamente, su primera misión es dar cuenta y razón, a efectos principalmente legales, al dueño de un patrimonio, del estado en que se encuentra el mismo; posteriormente a medida que cambia el concepto de empresa, se amplía el circulo de interesados en la información contable llegándose a una última fase, probablemente no definitiva, en que la Contabilidad influye no solo información financiera sino, también social destinada a toda la colectividad.

En el sector empresarial está comprobado que de nada sirve la capacitación técnica, administrativa, financiera de un ser humano, si carece de principios o de una formación ética. El cumplimiento estricto de los deberes éticos es un elemento esencial para fomentar el desarrollo del sector privado sobre unas bases sólidas.

El empresariado basa sus actividades en el ejercicio y el respeto de los derechos individuales y sociales que consagra la propia Constitución Nacional: libertad de empresa, comercio e industria; libertad de trabajo y derecho a la propiedad privada. Sin embargo, la experiencia nos enseña que la causa fundamental que ha originado las crisis pasadas y presente es una sola, carencia o ausencia de valores. La corrupción, la falta de ética y la falta de moral, empobrecen a la sociedad, y es muy difícil tener un negocio prospero en una sociedad pobre.

El enfoque de coaching no puede desarrollarse en una empresa a menos que ésta haya decidido orientar su política organizacional hacia un compromiso social y ético con el desarrollo de la comunidad en la cual se encuentra.

Como Contadores Públicos, siendo nuestro rol social el de dar confianza pública sobre la información de las empresas, es a nosotros a quienes corresponde tomar liderazgo, ya que en el nuevo campo de acción expandido, no solamente nos cabe dar esa confianza sobre la información financiera, sino también sobre la información no financiera y sobre los sistemas, procesos y comportamientos.

[1] Yuste Francisco, Herramientas de Coaching Personal. 2ª. Edición

[2] La International Coach Federation (ICF – Federación Internacional de Coaching) es el recurso más importante del mundo para coaches profesionales, así como la fuente de referencia para quienes buscan un coach. Es una organización sin ánimos de lucro, formada por socios profesionales de todo el mundo, que practican el Coaching ejecutivo, de liderazgo y de vida, entre muchos tipos de Coaching.

[3] Yuste Francisco, Herramientas de Coaching Personal. 2ª. Edición

[4] Idem.

[5] Teresa Bisorsi de Gutiérrez. Ética y empresa.

[6] Druker, Peter F. La Gerencia – Tareas, Responsabilidades y Prácticas.

[7] Rodríguez, José Miguel – Globalización y consecuencias empresariales. Algunas consecuencias sociales.

[8] Idem.

[9] Etkin, Jorge – La Empresa Competitiva – Grandeza y Decadencia.

[10] Túa Pereda, Jorge. En torno a la docencia de la Contabilidad, una reflexión personal.

[11] Criterios de Calidad de la Carrera de Contaduría Pública. Agencia Nacional de Acreditación de la Educación Superior (ANEAES)

[12] Idem

[13] Meigs, Williams. Haka. Bettner. Contabiidad. La base para decisiones gerenciales. Undécima edición.

[14] International Accounting Standards Board. Normas Internacionales de Información Financiera (NIIF) 2004.

[15] CP y LA Luis R. Pereira Aldama. La información sobre la responsabilidad social de la empresa y el rol del director de finanzas … http://portal.imcp.org.mx

[16] Wong Torres y otros. “El coaching, contador público y el capital intelectual”.

[17] Blog del Coach.com®. 80 preguntas de impacto para hacer coaching.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *